Lunes, 18 Junio 2018 16:31

Informe Especial del Volcán Fernandina N° 5 – 2018

Valora este artículo
(1 Voto)

Disminuye la actividad eruptiva

Resumen
Después de dos días de intensa actividad eruptiva en el volcán Fernandina (Informe Especial n°4), al momento se registra una clara disminución de la misma. A nivel sísmico, el tremor ha disminuido significativamente comparando con lo observado el 16 de junio cuando se registró la mayor actividad sísmica. El pico de energía calórica se registró igualmente el 16 de junio a las 22h25 Tiempo de Galápagos (TG = tiempo del Ecuador -1h), y a partir de éste, las anomalías térmicas identificadas en las imágenes satelitales han disminuido. Las imágenes satelitales también muestran que las concentraciones del gas dióxido de azufre (SO2) emitido por el volcán han bajado significativamente. Toda esta información indica que el proceso eruptivo está mermando y podría finalizar en las próximas horas o días. Sin embargo, es importante notar que en ocasiones anteriores (Fernandina 2009, Wolf 2015) la erupción se detuvo momentáneamente, para posteriormente reiniciarse. Por esta razón se recomienda permanecer lejos del sitio de la erupción y en particular de la zona ingreso de la lava al mar. El IGEPN continúa la vigilancia volcánica e informará si se observan cambios en la actividad interna o externa del volcán.


Sísmicidad

El RMS (indicador que permite observar la amplitud de la señal sísmica) mostró un incremento rápido a raíz del enjambre sísmico del 16 de junio de 2018 (Informe Especial N°1), llegando a un máximo a las 09h22 TG, aproximadamente 90 minutos antes del inicio de la erupción (Figura 1). Luego se observó un segundo incremento asociado al tremor de erupción con un pico de amplitud cerca de 1 hora después del inicio de la erupción. A partir de este momento se observa una disminución paulatina de los valores de RMS llegando casi al nivel pre-eruptivo, al momento de publicación de este informe.

Informe Especial Fernandina N. 5 - 2018

Figura 1. RMS de la señal sísmica de la estación FER-2 (Fuente: Stephen Hernandez, IGEPN).



Anomalías térmicas

Desde el inicio de la erupción se reportaron anomalías térmicas en los sistemas FIRMS y MIROVA. En MIROVA el pico de energía calorífica se observó el 16 de junio a las 22h25 TG con una anomalía térmica extremadamente alta que alcanzó 11.6 GW (Figura 2). En FIRMS se observa claramente que las alertas se ubican en el flanco nor-nororiente del volcán (Figura 3). La intensidad de las anomalías térmicas detectadas en el volcán Fernandina sigue muy alta.

Informe Especial Fernandina N. 5 - 2018

Figura 2. Registro de anomalías térmicas en el volcán Fernandina (fuente: MIROVA). Las anomalías térmicas pueden ser asociadas también a incendios y fuentes no volcánicas. Las anomalías térmicas pueden ser ocultadas o atenuadas por las nubes.


Informe Especial Fernandina N. 5 - 2018

Figura 3. Ubicación de las alertas térmicas en el flanco nor-nororiente del volcán Fernandina (fuente: FIRMS). La zona que registra las alertas térmicas puede ser más amplia que la zona de la erupción debido a la resolución del instrumento satelital.



Nubes de gas

El 17 de junio se observó una nube de gas SO2 de más de 500 km de largo dirigida hacia el occidente (Figura 4 izquierda). El 18 de junio la nube de gas es aún más extensa (alcanzando más de 1000 km de largo) pero con una concentración mucho menor en SO2 (Figura 4 derecha). Adicionalmente, la nube de gas del 18 de junio aparece ligeramente separada de las islas Galápagos lo que podría indicar que el volcán ya no está emitiendo grandes cantidades de gas al momento de la publicación de este informe.

Informe Especial Fernandina N. 5 - 2018

Figura 4. Anomalías de gas SO2 detectadas por el satélite GOME-2 el 17 (izquierda) y el 18 (derecha) de junio del 2018 (fuente: ESA).



Interpretación

Los tres sistemas de vigilancia (sísmica, térmica, gas) utilizados para seguir la erupción de Fernandina muestran claramente que la actividad eruptiva está disminuyendo y podría finalizar en las próximas horas o días. En dos ocasiones anteriores en Galápagos se observó una disminución de la actividad por algunos días antes de un nuevo incremento asociado (Wolf 2015) o no (Fernandina 2009) a un cambio del sitio de la erupción. Por lo tanto, es importante mantenerse atento a cualquier cambio en la actividad interna y superficial.


Recomendaciones

Cabe destacar que no hay asentamientos humanos en la zona de la erupción y que la dirección del viento lleva el gas hacia el occidente, al lado opuesto de las islas pobladas (Isabela, Santa Cruz, Floreana y San Cristóbal). Se recomienda permanecer lejos de la erupción y en particular del ingreso de lava al mar ya que se pueden producir explosiones cuando la lava entra en contacto con el agua y este fenómeno produce una gran cantidad de gas tóxico. Adicionalmente, los flujos de lava pueden provocar incendios. El IGEPN continúa la vigilancia volcánica e informará si se observan cambios en la actividad interna o externa del volcán.

BB, PR, SH
Instituto Geofísico
Escuela Politécnica Nacional